La productora gallega Artefacto está siendo una de esas empresas emprendedoras que se han lanzado a la piscina para sacar una película de animación adelante. Y es que muy muy lejos del glamour de Hollywood y la alfombra roja, muchas productoras y profesionales de nuestro país luchan cada día por sacar proyectos "inviables" y tratar, porque no, de conformar una industria cinematográfica y de animación sólida a base de esfuerzo e ilusión. Considero que no son muchas las profesiones en las que el valor del trabajo está por encima del dinero y, siendo la animación sin duda una de ellas, no he querido pasar por alto el próximo estreno del largometraje O Apóstolo. La película se estrenará en los cines el próximo mes de julio y hoy su director, Fernando Cortizo, nos contará más acerca del proyecto que acaban de finalizar.  


mediaPose: La primera pregunta es obligatoria, ¿cómo un veterinario cuelga la bata y se hace animador y realizador? Sobre todo teniendo en cuenta que ambas parecen profesiones vocacionales.
Fernando Cortizo: Al mismo tiempo que empecé a estudiar veterinaria, empece a realizar mis primeros cortometrajes con mi amigo Mario Iglesias. Los animales y el cine siempre han sido mis dos pasiones y espero algún día juntarlas en un sólo proyecto.
mP: Después de hacer varios cortometrajes, ¿cómo se decidió Artefacto a hacer un largometraje? ¿Lo tenían en mente desde hace tiempo o simplemente surgió la oportunidad?
FC: Creo que es el camino natural de las cosas. Nuestros cortometrajes siempre nos los hemos planteado como experimentos. Siempre traté de probar cosas nuevas, arriesgar con guiones o historias que permitieran estudiar nuevas posibilidades de la animación y despreocupándome un poco del éxito del cortometraje. El proyecto de El apóstol surgió hace 4 años años como historia, y aunque sin prisa, siempre fuimos dando pequeños pasos hacia él.
mP: El tono de la película, en principio y sin haberla visto, me encanta porque me ha recordado enormemente a leyendas de Bécquer (por ejemplo, El bosque de las ánimas), basadas en la tradición popular de distintas regiones de nuestro país. En el caso de su película, todo gira en torno a leyenda sobre el pueblo de Xanaz, ¿de dónde surge esta historia? ¿quienes o cuales han sido los principales referentes a la hora de ubicar (en todos los aspectos) su película?
FC: Una vez leí en un periódico que un pueblo del camino de Santiago había desviado el trazado normal del camino para poder hacer negocio, como ya hacían algunos de sus pueblos vecinos. Esto me hizo gracia y empecé a pensar lo interesante que podría ser una historia similar pero con motivos mas oscuros. A partir de aquí y partiendo de leyendas gallegas, la historia fue creciendo hasta el guión actual. A nivel visual, una gran fuente de inspiración fue El baile de los vampiros de Roman Polansky, ya que tanto el tono como la estética van en la misma linea que mi película. Además, también están todas aquellas referencias que tengo por mis propios gustos, como es Tim Burton o las películas de la productora de terror británica Hammer.
Fotogama de la película O´apostolo. Imagen propiedad de Artefacto Producciones
mP: Me he fijado que casi todos los directores de departamento, especialmente los técnicos (director de efectos especiales, director de estereoscopía, directora de animación, fotografía, etc) son extranjeros. ¿Esto se debe a qué tuvieron dificultad para encontrar gente cualificada y con experiencia en estos sectores dentro de España para abordar el proyecto?
FC: Evidentemente, el stop motion es una técnica muy especializada y con poca tradición en España. En esta película quisimos crear un equipo mixto entre técnicos de primer nivel mundial y técnicos españoles, con la idea de que trabajasen con los mejores y poder crear cantera. Ahora creo que fue un acierto y estoy encantado con el nivel que han alcanzado.
mP: En cuanto a la banda sonora, me sorprendió muy gratamente que se pudiese contar en esta producción con un compositor de la repercusión de de Phillip Glass (El ilusionista, El show de Truman, Las Horas) ¿Qué tal resultó para el binomio Xavier Font- Arturo Vaquero que trabajan siempre juntos colaborar con un agente externo y, además una estrella del sector, como Glass? ¿Colaboraron o cada uno simplemente hizo cada uno su tema?
FC: El poder trabajar con Philip Glass ha sido un verdadero honor. En la reunión que tuve con él hablamos sobre la estética y la historia de la película y me sorprendió su gran conocimiento del guión. Philip compuso cinco temas para la película, mientras que Xavi Font y Arturo Vaquero otros cinco. Luego se encargaron de unificar toda la banda sonora siguiendo las pautas de los temas principales de Philip.
mP: La impresión que tengo después del trabajo de recopilación de información que he realizado acerca de O apóstolo es que la difusión publicitaria de la película está siendo, hasta el momento, escasa y bastante localizada en Galicia. ¿Teme que la repercusión del largometraje fuera del territorio gallego, tanto en el resto de España o como a nivel internacional, no sea la esperada?
FC: Para una empresa como la nuestra es muy difícil lograr publicitarse, ya que gastamos todos nuestros recursos en el propio proyecto. Sin embargo, ahora que estamos terminando veo la gran aceptación que está teniendo principalmente fuera de España. Sinceramente creo que cuando llegue su momento tendrá la repercusión mediática que deseamos.

Fotogama de la película O´apostolo. Imagen propiedad de Artefacto Producciones
 
mP: Teniendo en cuenta que se trata de una película española, siempre bajo sospecha, de animación, cuyo target suele ser el público infantil, siendo ésta una película adulta; y además en stop-motion, que no es la técnica de moda del momento precisamente, ¿qué le hace ser optimista para que O apóstolo triunfe? ¿Y pesimista?
FC: Sólo puedo ser optimista porque tenemos una gran película. Que ésta triunfe o no ya no depende de nosotros. Nuestro trabajo era hacer un buena película y la hemos hecho.
mP: Siguiendo en este sentido, ¿cuáles cree usted que son los puntos fuertes de la película y cuáles los débiles?
FC: No sabría decir los débiles porque como soy guionista y director estoy encantado con todo lo que he hecho. Por tanto, me hago responsable de cualquier debilidad. Sin embargo, creo que hemos conseguido crear una película en stop motion con personalidad propia, muy diferente de otras como Los mundos de Coraline o La Novia Cadáver. O Apóstolo la siento más cercana a una historia de la Hammer.
mP: Estos últimos meses han sido bastantes prolíficos para la animación en stop-motion, con películas del nivel y repercusión de Bienvenido Mr.Fox, Los mundos de Coraline o Mary and Max, además de la producción constante de Tim Burton ¿Cómo valora este desarrollo comercial de la animación en esta técnica?
FC: Creo que la animación stop motion es muy valorada por las dificultades artísticas, artesanales y técnicas que conlleva. Además, para mí cada película en stop motion es una joya para ver y aprender. El desarrollo comercial es algo que a mí no me toca y tampoco sabría mucho que decir.
mP: Para aquellos chicos (o no tan chicos) que vean O apóstolo y piensen: ¡Eso es lo que quiero hacer yo! ¿Qué les recomendaría? Probablemente Valencia y Galicia, sin ser precisamente Europa del este, sí que tienen cierta tradición y tal vez sean las zonas más interesantes para desarrollar esta modalidad de animación dentro de España, ¿usted cómo lo ve?
FC: Creo que el stop motion, por sus características artesanales, es una técnica que, aunque complicada, asequible para todo el mundo. Los límites están donde cada uno se los quiera poner y si alguien dice “Esto es lo que yo quiero hacer”, no tiene mas que coger un ordenador normal, una cámara, plastilina y ponerse a jugar.
mP: Si pudiese cambiar algo de su película, ¿qué sería?
FC: Tener más dinero y poder trabajar a un ritmo más tranquilo.
mP: ¿Tienen ya pensado un próximo proyecto?
FC: Realmente esta película ha dado mucho de sí y actualmente estoy acabando el guión de la segunda parte.
La animación requiere de mucha creatividad, es cierto. La animación requiere de sensibilidad artísitca, también lo es. La animación requiere talento, sin duda. Sin embargo, muy por encima de todo estos aspectos, la animación exige una paciencia y una capacidad de trabajo extraordinaria. Y éstos son los aspectos que rebosan en el trabajo que os muestro hoy, Deadline.

Este cortometraje experimental corresponde a un ejercicio dirigido por el estudiante taiwanés Bang-Yao Liu, en colaboración con otros compañeros, para el Savannah College of Art and Design. El trabajo, por encima del valor artístico o visual, es original y divertido.




El título del trabajo, Deadline, hace referencia al término anglosajón que se utiliza para referirse a una fecha de entrega. Es por este motivo que el autor utiliza post-it como materia prima para la confección de los diferentes dibujos. Fueron cerca de 6000 de estos papelitos los que los estudiantes requirieron para llevar a cabo el cortometraje. Tres meses de preparación de la animación y cuatro días de "rodaje". El hecho de que entrecomille la palabra rodaje es porque no estamos ante un rodaje cinematográfico al uso. En los trabajos de stop-motion, como es este corto, se trabaja con capturas, o lo que es lo mismo, fotografías de los diferentes dibujos. En esta técnica se suele trabajar a doce imágenes o fotografías por segundo, que suele ser el mínimo aceptable para conseguir un movimiento fluido. Es decir, que por cada segundo de este trabajo, se han fotografia doce dibujos aproximádamente.

A contiunación os muestro un vídeo en el que los autores muestran cómo fue el proceso de realización del trabajo. Aunque no es demasiado esclarecedor para una persona que no esté familiarizado con la técnica, sí que creo que pueda a ayudar a entender un poco mejor el proceso. Espero que os guste.

Confieso que estoy escribiendo con un poco de resaca. Sé que no es la mejor forma de hacerlo, pero es que ayer cuando salí del trabajo no quería irme a casa. Lo único que me apetecía era continuar con mis compañeros de trabajo y amigos hablando de animación, y de otras mil cosas. Eso sí, al calor de un par de cervecitas porque como diría mi "jefe", no todo puede ser sufrimiento en esta vida. Es por este motivo que me considero un auténtico privilegiado. Trabajo en lo que me gusta y con alguna gente a la que adoro y que me adora.

El motivo de que os suelte este rollo es porque hoy es 1 de mayo, dia del trabajador. Son malos tiempos en España para los trabajadores. Superados ampliamente los cuatro millones de parados, políticos, sindicatos y patronal hablan sobre la posibilidad de un Pacto Político y Social. Ésta es la respuesta política de la crisis. Sin embargo, hay muchas otras formas de transmitir mensajes, como la del arte. Y ésta es precisamente la que utiliza Santiago Bou Grasso, director del cortometraje que hoy os presento, El empleo.