Las obras derivadas y su valor añadido

Comparto una pieza que vi ayer en el blog arteyanimacion.es. Los autores, Derek Kwok y Henri Won, son dos fans de la saga de Batman y han hecho este trabajo de stop motion con una serie de muñecos que están a la venta en las tiendas.




Mas allá del valor artístico de la animación, lo que más interesante me parece de este tipo de piezas es el enorme valor añadido que ofrecen a los productos, en este caso a la película Batman. Es esta la forma en que el público de hoy entiende la relación con los productos. Se acabó el consumidor puro y duro que se traga lo que le venden sin más, para llegar el usuario. Por usuarios hay que entender a un público participativo y muy motivado para colaborar en el desarrollo de la comunidad en la que participe.

En la línea de este trabajo de Batman, hay muchos otros. Solo hay que tirar de memoria un segundo para acordarnos de la parodia de Lost con las imágenes  de la película El hundimiento. Sobra decir la difusión que tuvo este vídeo y la publicidad completamente gratuita que supuso para la serie.



Me llamó especialmente la atención uno de un chico catalán de once o doce años, llamado Pep Domenech y que hizo un vídeo en stop-motion con el audio de Jurasick Park.



0 comentarios:

Publicar un comentario