Safe Creative, otra forma de registrar

Safe Creative nace en el año 2001 en Zaragoza como una alternativa al Registro de Propiedad intelectual. Tal y como ocurría con Creative Commons, esta organización nace ante el vacío y los callejones sin salida que la nueva era digital encontraba en los registros convencionales. Por ejemplo, si alguien hace un modelado en 3D, ¿cómo puñetas se podía registrar eso? El reglamento europeo decía que para registrar una escultura hay que hacer tres fotos desde sus diferentes vistas, además de aportar una información técnica, como podrían ser las dimensiones y demás. ¿Un modelado 3D es una escultura? Si llegamos a la conclusión de que lo es, ¿hay que hacer tres renders en vez de tres fotos? Si no lo es, ¿qué sería? Como podréis imaginar, si alguien plantea todo esto en el Registro de la propiedad, igual se arriesga a que al funcionario le explote la cabeza.



Otro ejemplo sencillo es la música. En el Registro de la propiedad Intelectual sólo se pueden registrar partituras físicas, con su pentagrama y todo. Sin embargo, hoy en día gran parte de la música se hace de  forma digital. ¿Qué hacemos entonces?

En definitiva, para dar respuesta a todas estas preguntas nació Safe Creative, que como digo siempre, no es ni mejor ni peor que el Registro de la Propiedad, tiene sus ventajas, y sus inconvenientes. Las ventajas más importantes son que está mejor adaptado a los tiempos, que permite registrar de forma gratuita diez obras al mes y hasta dos gigas de información, permite licenciar directamente bajo Creative Commons, GNU o mantener todos los derechos reservados.
Además del modelo gratuito, tiene disponible un formato Premium, que pagando una pequeña cantidad mensual te ofrecen asesoría legal, un certificado físico del registro, capacidad ilimitada para registrar obras y otras ventajas.

Mi experiencia personal con Safe Creative es inmejorable. Desde que me di de alta he registrado una serie de videotutoriales que hice para el software Maya, y feliz de la vida. Al día siguiente de registrarme, una señorita de Safe Creative me llamó para asesorarme sobre el funcionamiento de la plataforma, etc, etc. Fue la primera vez en mi vida que me llamaban para una cosa de estas y me servía para resolver dudas reales, cosa que no me ocurrió, por ejemplo, con Creative Commons, que envié un par de dudas a una dirección de correo electrónico que ofrecían precisamente para eso y, a día de hoy, aún no tengo respuesta.
  
De no haber existido Safe Creative, evidentemente habría pasado de registrar los tutoriales porque no iba a pagar los 15 euros aproximadamente que cuesta por pieza registrar una obra en el Registro. Para este tipo de cosas, esta plataforma es muy útil. Por ejemplo, ilustradores, músicos, periodistas que constantemente están generando material nuevo, pues que sepan que podrían registrar hasta  diez obras mensuales gratuitamente.

Antes comentábamos que Safe Creative, como todo en la vida, tiene pros y contras. Los contras, o mejor dicho el contra, es que no es oficial. Si bien ofrece garantías jurídicas y hay bastantes precedentes que garantizan una buena defensa en caso de hipotético juicio, la realidad es que el único organismo legal es el Registro de la Propiedad Intelectual. ¿Qué quiere decir esto? Pues no lo sé exactamente, pero intuyo que si hubiese un combate a muerte legal entre el Registro de la propiedad oficial y Safe Creative, la balanza posiblemente cayese del lado del primero. En cualquier caso, no soy jurista así que es una mera interpretación. 

A día de hoy, si fuese una obra importante la que tuviese intención de registrar, como podría ser un cortometraje de animación, un libro o no digamos ya una película, creo que no me la juguaría y pagaría gustoso los menos de 20 euros del Registro, pero para el día a día no tengo duda de que Safe Creative es la solución. Así que os recomiendo que le echéis un vistazo si estáis pensando en registrar alguna cosita.

0 comentarios:

Publicar un comentario