La localización: el tercer personaje

Ojeando por el blog Temple of the Seven Golden Camels, que aprovecho para recomendarlo porque para todos aquellos que le interese un poco el análisis cinematográfico es una maravilla, me he encontrado con el post The enviroment shoud also be a character. En pocas palabras nos viene a decir lo importante es que elegir el ambiente/escenario adecuado dentro de una historia para que esta consiga dotar la narración del efecto deseado. Es importante hasta el punto de que lo considera como un tercer personaje. Nunca antes me lo había planteado así, pensar en el escenario como un personaje más, pero la verdad es que no me parece ninguna tontería. Finalmente la localización que usemos a la hora de narrar nuestra historia determinará que ésta sea verosímil, divertida, dramática o cualquiera que sea el efecto que queramos transmitir en ese momento. Tal y como ocurre con los personajes ¿Estás seguro de que esta localización es exactamente la que necesita esta escena? ¿Lo has pensado bien? ¿Por qué ésta y no ésta otra?

Mark Kennedy, en The enviroment shoud also be a character, ilustra esto con la animática de la escena de la película Tarzan. Concretamente en la que Tarzán conoce a Jane.



Justo antes de que Jane se encuentre con Tarzán, ésta se topa con las dificultades que entraña perderse en la selva. Haciendo un poco de uso de la imaginación creo que todos más o menos estaríamos de acuerdo en lo lamentable que podría llegar a ser nuestra situación si nos perdiésemos en una selva, así que fácilmente empatizamos con lo que le ocurre a la protagonista de la peli. En concreto ella, al tratar de pasar de un árbol a otro, queda atrapada entre los dos ramas sin poder terminar de llegar a la de destino y sin poder volver a la de origen. Cuando la situación parece que no puede ser más complicada, el director da otro golpe de tuerca y tortura un poco más al personaje con una serie de acontecimientos: una manada de bichos cruza de un árbol a otro pasando por encima de Jane, un aguacero repentino, etc. Y es en ese momento es cuando aparece el personaje de Tarzán para ponerla a salvo. Y cambia la localización. Pasamos de un espacio amplio y agresivo en el que la remilgada y estirada Jane sufre las vicisitudes  de selva a otro recogido y seguro.

¿Habría sido el mismo efecto si Tarzán encuentra a Jane cuando ésta se lo pasa genial mientras corre entre animales salvajes? Evidentemente no, en este caso se estaría ofreciendo una sensación de libertad por parte de Jane y no la de la niña pija de ciudad que, a priori, no duraría ni 5 minutos en un ambiente como el de la selva.

Os comparto la escena como finalmente quedó en la película.




Todo esto que parece tan absolutamente evidente, cuando uno se encuentra en el fragor del proceso creativo no lo es tanto. Son tantas las decisiones que hay que tomar, que parece imposible tenerlo todo cerrado. Siendo crítico con el trabajo propio, he analizado desde este punto de vista un cortometraje que hice,  Como en caja. El corto tiene ya  siete años y fue mi primer trabajo de animación, así que no seáis demasiado duros :)  Pero me parece que este aspecto que estamos comentando está tan mal trabajado en el corto que le hizo perder bastantes puntos. En cualquier caso os lo comparto y vosotros juzgáis.



Qué diferente hubiese sido si la máquina de café hubiese estado en otro sitio, ¿verdad? Siempre he pensado con respecto a mi trabajo: ¿por qué me gusta tanto el mundo en el interior de la máquina y  tan poco el de fuera? Fundamentalmente porque creo que el exterior no aporta absolutamente nada de la historia. Es un espacio completamente aburrido y carente de significado. Cualquier localización que pienso ahora me parece mejor: ¿por qué no en una oficina invadida de ruido de impresoras, gente pasando y gritos de jefe? ¿por qué no en medio de una obra caótica donde fuera de la máquina pasan todo tipo de despropósitos a los cuáles el camarero de la máquina de café es completamente ajeno? ¿No hubiese reforzado enormemente la historia ese contraste entre el apacible mundo de Jacinto, el camarero, y el agresivo mundo exterior del que el personaje huye? ¿¿ ¿Por qué no pensé en esto hace siete años??? Pues porque supongo que en el fragor de la batalla nada es tan evidente. Así que tomo y nota y me lo apunto para la próxima :)


0 comentarios:

Publicar un comentario