¡Qué alguien me lo cuente ya!

Echándole a ojo al blog The Forever Mechanism, un cómic book que viene desarrollando Mark Kennedy desde hace tiempo, me encontré con esta ilustración.


Desde el principio me llamó enormemente la atención. ¿Cómo el adorable niño que posa para la ilustración se podía convertir en el sanguinario tirano del cuadro? Además el autor busca el contraste evidente a través del color (alegres y llamativos para el chico y sombríos y crudos para el rey) y la luz. Incluso se permite el focalizar un rayo de sol en el joven principe para iluminar su figura.

Después de mirarla un rato, me di cuenta de que me recordaba enormemente a un cartel de Star Wars que en su día me encantó.


Aquí vemos al joven Anakin cuya sombra muestra a Darth Vader. La misma estrategia que usó Mark Kennedy en su ilustración anterior. Busca el contraste y la confrontación entre la inocencia del  niño de hoy y el temible tirano en que se convertirá en el futuro. En este caso, la figura de Darth Vader es reconocible por absolutamente todo el mundo y ni siquiera es necesario generar efectos dramáticos para mostrar lo sanguinario del personaje. La imagen coge más fuerza aún si cabe.

¡Ambas imágenes me encantan! Cuando vi el otro día la de Kennedy y cuando ví hace años la de Star Wars ambas me causaron un efecto increíble. Con solo una imagen cuentan una historia presente y futura y presentan un millón de incógnitas entre ellas dos. ¿Cómo el pequeño príncipe se convierte en ese rey despiadado?¿Qué le ha ocurrido para volverse así? ¿Y Anakin?! ¿Cuándo y cómo se transformó en Darth Vader!!!?? ¡Qué alguien me lo cuente ya! Necesito saberlo.

2 comentarios: