Little Freak, un ejemplo de buena narración

Os comparto un cortometraje que vi hace unos días en Arte y Animación, y que me gustó bastante. Se titula Little Freak y está realizado por Edwin Schaap, estudiante de School of  the Arts Utrecht.




Tiene bastantes cosas interesantes este trabajo. Desde una iluminación y puesta en escena super trabajada, hasta un personaje potente y con una expresividad realmente increíble. Sin embargo, lo que más me ha gustado de este trabajo es la buena e inteligente realización que tiene. Me parece un maravilloso ejemplo para todos los estudiantes que buscan una historia para su corto y que se pierden en la inmensidad de los personajes y los universos. Para hacer una buena historia hace falta muy poco y Little Freak es un ejemplo de esto. Un sólo personaje y un par de sets han sido suficientes para contar una historia potente como esta.

El primer plano del corto tiene dos puntos de interés. En su inicio se centra en el cartel del Little Freak.


A continuación la cámara hace un paneo y nos muestra una carreta de feriante.


 En el plano 2 un primer plano de cadenas y grilletes. En seguida sabemos que pertenecen al personaje que se nos va a presentar a continuación.


Únicamente con estas tres imágenes ya estamos dentro de la historia. Podemos imaginar cómo es el protagonista y la vida que lleva. Y tan ni siquiera hemos necesitado verlo aún.

Y entonces llega el plano 4.  Un plano detalle del personaje tallando un pájaro en madera. Lo que podría ser un pasatiempo pasajero...



Pero un cambio de foco descubre una verdadera pasión...

 


Con este plano la historia ha dado un giro. Aún no hemos visto al monstruo, pero la imagen que teníamos de él se va modificando y descubrimos una sensibilidad hasta ahora desconocida y que contrasta enormemente con todo el contexto anterior.

Entonces llega el padre de la criatura, que le regala un pastel de cumpleaños y le invita a pedir un deseo.


Esto desencadena el drama del niño, que desea tantas cosas y tan elementales que no sabe ni por donde empezar, explotando en un monólogo bastane sobrecogedor exigiendo a su padre una vida mejor. 



Como comenté anteriormente, me parece un fantástico ejemplo de un corto maravilloso realizado de una forma muy económica. Edwin Schaap ha hecho una historia de un personaje, y ha centrado todo su potencial y todos sus recursos en que éste fuese realmente potente. El segundo personaje en la historia, el padre del niño, a penas consigue distinguirse en un pequeño escorzo. Una forma muy inteligente de tener dos personajes, pero sólo tener que hacer uno. La magia del cine. Una buena realización hace milagros.

A continuación os comparto un pequeño making of del trabajo.




Edwin Schaap también realizó un blog en el que se puede ver el desarrollo de todo el trabajo que llevó a cabo con Little Freak. Es realmente interesante. Podemos encontrar todo tipo de material:  cronogramas de producción, desarrollo del arte, animáticas, fragmentos de películas que le inspiraron, referentes que usó para la animación, etc, etc. Muy completo.


0 comentarios:

Publicar un comentario