Helado con Frozen

La entrada de Disney en el siglo XXI no fue para nada fácil. Pixar y la irrupción espectacular de la animación digital a partir de Toy Story, dejaron a la familia Disney al borde del colapso durante varios años. No obstante, después de ver Frozen, y todavía con la el recuerdo de Enredados en la cabeza, me da la sensación que Disney por fin ha encontrado su sitio en la animación contemporánea. La compra de Pixar en 2006 fue clave para que la compañía recuperara la tranquilidad necesaria para poder desarrollar su propio estilo.

Ed Catmull, Steve Jobs y John Lasserter pasaron a ser los tres hombres fuertes de Disney a partir de 2006


En declaraciones de Steve Jobs tras la compra: Disney and Pixar can now collaborate without the barriers that come from two different companies with two different sets of shareholders. Now everyone can focus on what is most important: creating innovative stories, characters and films that delight millions of people around the world.


Dicho y hecho. En la actualidad, lejos de competir, ambas compañías colaboran entre sí por conseguir una producción más amplia. Disney mantiene los musicales y el estilo clásico que ha caracterizado el cine de la compañía todos estos años; y Pixar representa el ala más moderna de la compañía. Cada uno con su estilo, pero lo cierto es que Disney a conseguido la tranquilidad necesaria para poder seguir siendo Disney. Y se nota.



Frozen me ha gustado mucho. Obviando algunos clichés que se repiten una y otra vez, la película me ha parecido muy divertida y con puntos muy emocionantes. A veces muy bien acompañado por el musical, y otras veces menos.




La técnica digital ha evolucionado tanto que se puede alcanzar un nivel de preciosismo tal que el cine supera incluso la realidad. ¡Menuda nieve! Ahora mismo ver Ice Age, que fue la bomba en su día, me parecería una cruel tortura :)  El trabajo de arte y visual de Frozen es realmente precioso.



En cualquier caso, lo más destacado para mí de la película es el clímax. Me pareció impresionante, y tengo muchas ganas de volver a verlo. Cualquier manual de guión cuenta que toda la película debe fluir con el objetivo de conseguir un clímax potente y emocionante. Pues sin duda, para mí Frozen es maravilloso ejemplo de esto. Es una escena que justifica todo lo anterior, incluso lo malo. La atmósfera que se crea con el ambiente congelado y la tensión creciente que genera el triángulo de personajes es genial. 

En definitiva, Frozen me ha parecido una buena peli, que aunque para mi gusto está un punto por debajo de Enredados y que abusa del musical, hace honor a un estudio como Disney.

0 comentarios:

Publicar un comentario