Cómo entrenar a tu dragón 2, un peliculón

Impresionate. Ayer cuando salí del cine después de ver Cómo entrenar a tu dragón 2, sólo se me venía a la cabeza la palabra "impresionante". En uno de los primeros post que escribí en el blog ya comenté en su día lo mucho que me había gustado la primera parte de la saga. Y contra todo pronóstico, por qué no decirlo.  Pero lo de la segunda parte en mi opinión, se sale.



Lo que más me gusta de todo es que la película me resulta sencillamente emocionante. Se me erizaron los pelos del cuerpo (todos ellos) varias veces durante la película. Y eso es lo que yo busco en el cine, emociones fuertes. Y Cómo entrenar a tu dragón 2 las ofrece sin duda. La peli tiene momentazos absolutamente increíbles. Las escenas sobre las nubes que el protagonista Hyccup con el dragón son preciosas, liberadoras y refrescantes. El teaser de la peli refleja esto maravillosamente bien.




Nada que ver con lo que le esperará al protagonista a ras de suelo. Batallas y más batallas con dragones y más dragones. Todo muy grandilocuente. Hay momentos en que parecía que uno estaba en una película de Piratas del Caribe. El despliegue de épica es total. Ahora me resulta enormemente difícil pensar en qué nos ofrecerán la gente de Dreamworks en la tercera entrega de la peli, porque la sensación es que aquí han echado el resto. El listón no está alto, está altísimo. De todas formas, mejor no pensar de momento en la tercera peli, y disfrutar ésta algunas veces más, porque lo merece.


¿Y qué decir de Toothless (Desdentao en la versión en español)? Me parece sin ninguna duda uno de los grandes personajes de la historia de la animación. Cuando te encuentras con un personaje tan natural, expresivo, tierno, en definitiva, tan verosímil, sólo piensas en que debería existir un Oscar para premiar a todos aquellos que hacen posible un personaje tan maravilloso.



Os comparto también la estupenda escena de la primera película en la que Hyccup comienza a forjar la relación con el dragón. En resumen, la que comienza todo. Es estupenda.





También han habido cosas en la película que no me terminaron de convencer mucho, como los personajes femeninos, que siento que les falta bastante calidez. No termino de conectar con un personaje como Astrid, que a penas aporta nada a la película y que queda completamente obnubilado (nunca mejor dicho) por la relación entre Hyccup y Toothless. En comparación con el derroche de expresividad del dragón, la chica me parece de cera, la verdad. Pero bueno, es parte de la dificultad que siempre implican las mujeres en la animación. Los personajes más grotescos, como Estoico o Gobber, funcionan mucho mejor. El villano de la historia, Drago, también me ha gustado bastante.



En cuanto a la historia, para ser honesto tengo que decir que una de las líneas narrativas de la película me parece que está muy cogida por los pelos y que no termina de funcionar bien. Necesitaron de mucho flashback y mucha explicación para meter con calzador algunas elementos en la historia. Y esos son los momentos en los que la peli más flaquea. Tal vez habría resultado más natural anticipar algunas cosas en esta segunda entrega y terminar de desarrollarlas en la tercera. Sin embargo, esto es hablar por hablar porque quién sabe lo que nos deparará Cómo entrenar a tu dragón 3.

Algún que otro lunar a parte, la peli es genial y la cantidad de puntos positivos que tiene entierran muy hondo las pequeñas sombras que puedan haber. Para mí, un peliculón.

2 comentarios:

  1. Alex! Estoy de acuerdo contigo, a mi me encantaron tanto la primera cómo la segunda entrega. Si es cierto que el guión flojea a ratos, y el malo no me acaba de convencer, parece que sea malo por qué si, porque toca. No entiendo a qué te refieres con "Pero bueno, es parte de la dificultad que siempre implican las mujeres en la animación" te refieres a que es más difícil animar a un personaje femenino que masculino? Por qué lo dices? (curiosidad de animadora amateur :P) Muchas gracias por tu blog, es muy inspirador! :)

    ResponderEliminar
  2. ei anna, mil gracias!!! :)

    Pues te comento a lo que me refería con el comentario que señalas. Por mi experiencia de estos años, la dificultad no sólo está estrictamente en los personajes femeninos, sino en todos aquellos que se basan en aspectos muy sutiles y delicados, como es el tema de la belleza. Los personajes femeninos son siempre muy contenidos y desde el punto de vista del diseño son dificiles de trabajar porque cualquier cosa que se remarque en exceso los empieza a hacer aberrantes. Sin embargo, en los personajes masculinos hay mucho más margen de maniobra. Un personaje mascuilino puede tener un mentón muy marcado, o una nariz ancha, o manos enormes; y eso no impide que pueda seguir siendo un hombre guapo dentro del universo de la película o la serie. Ahí está Estoico con Cómo entrenar a tu dragón. Sin embargo, con las mujeres es más dificil traducir aspectos de su personalidad en rasgos físicos, sin que pierdan la feminidad. Es más dificil, pero no imposible, por supuesto. Ahí está el reto. Por supuesto, si el personaje femenino no pretende ser bello, la cosa cambia. Si se trata de un personaje como la chamana del pueblo, o Úrsula en La Sirenita, ¡qué empiece la diversión!

    Por lo general los personajes delicados, no suelen ser personajes divertidos con los que trabajar por eso que te comento, la capacidad de arriesgar con ellos es mucho menor. Y desde el punto de vista de la animación, pasa lo mismo. Los personajes "bonitos" son como de cristal, se les trata con delicadeza y cuidadín :)

    Pero por supuesto eso no impide que haya maravillosos personajes femeninos, como por ejemplo, los de Enredados: tanto Rapunzel, como la madre, me parecen una pasada. Pero también es verdad que nos hemos tenido que tragar muchísimos personajes planos, planos, planos. Pero bueno, ahí está la dificultad y el reto!

    ResponderEliminar