Gorillaz- Cuando la ficción sí que supera la realidad

Últimamente he visionado bastantes videoclips de banda Gorillaz como referencia de animación en la búsqueda del estilo final que queremos para la serie Flying Squirrels, actualmente en preproducción. Me gusta la música de este grupo (mientras escribo he escrito este post he disfrutado de casi toda la discografía :), pero sobre todo me gusta Gorillaz por el genial universo que hay a su alrededor. Es es mucho más que un grupo de música, es toda una ficción creada por Jamie Hewlett (co-creador del cómic Tank Girl) y Damon Albarn (vocalista de Blur).



La historia cuenta que Murdoc asaltó la tienda de pianos donde trabajaba Stuart Port (más conocido como 2-D), lo que le hizo perder un ojo. Murdoc tuvo que hacerse cargo de Stuart hasta que en otra de sus idioteces, tuvieron un accidente con el coche haciéndole perder el otro ojo y bautizándose finalmente con el nombre de 2-D. Murdoc reconoce el talento maravilloso de 2-D para la música y decide fundar una banda junto con él, Russel a la batería y Noodle, la guitarrista que llega de Japón en un paquete de FedEx. Es así como nace el primer disco de Gorillaz en el año 2001 con un sonido ecléctico y novedoso.



Portada del primer disco de Gorillaz, titulado con el mismo nombre


La quinta canción del disco es Clint Eastwood, el debút de 2-D (Damon Albarn) como vocalista del grupo suena (y se ve) tal que así.



Esta mezcla de personajes planos con fondos volumétricos es algo que me cautivó en cuanto vi este videoclip, y sin duda ha sido una de las señas de identidad del estilo visual de Gorillaz. Hoy en día tenemos la serie El asombroso mundo de Gumball y tantos otros ejemplos, que juega con este contraste; pero para mí en aquel momento esto fue la bomba.

Después de un parón tras el éxito de su primer disco, la banda vuelve a reunirse en los estudios Kong para crear el Damon Days, su segundo disco. Y vaya disco.



En la introducción se nos muestran una serie flashes que anticipan parte de lo que nos encontraremos: Noodle en una misteriosa isla volante con un molino, explosiones, actuaciones en directo y todo acompañado de un sonido bien enigmático. Realmente dan ganitas de verse los 53 minutitos que dura el disco. Sí, digo verse porque los discos de Gorillaz se visionan (además de escucharse). Las canciones están acompañadas de forma íntegra por distintos trabajos audiovisuales, la mayoría de animación pero también hay bastante videoarte; y que tienen una unidad y una función narrativa. Es viendo la imagen como uno entiende la historia de Gorillaz y puede sacarle todo el jugo a esta obra de arte. ¿Qué es esa isla voladora? ¿Qué hace Noodle en ella? ¿Por qué la atacan? Alguna respuesta a estas preguntas están en El Mañana.



A mí particularmente este trabajo me parece impresionante. Se mantiene ese look que mezcla el aspecto plano de los personajes con el volumen (incluso realismo) de los fondos, helicópteros, etc; así como ese estilo de animación tan estilizado y ligero en el que los personajes casi flotan. Sin embargo, la factura del vídeo está lejos del rollo underground del primer álbum. Esa historia de la isla voladora y ese acabado tan preciosista parece más una peli de Miyazaki que otra cosa. El tema del molino es una constante en el disco y también aparece en Feel Good, uno de los sencillos que aparecen en el Damon Days, y que es otra maravilla musical y visual.



Dirty Harry fue otra de las canciones más populares de este disco, y aquí Gorillaz integra la animación con imagen real. Esta gente no le teme a nada.



Tras la aventura en la misteriosa isla voladora, y sin saber qué es de Noodle  tras el ataque de los helicópteros enviados por el gobierno japonés para acabar con ella (tal y como se ve en el vídeo de El mañana), Gorillaz llegan en su nuevo álbum a la Plastic Beach. El disco fue lanzado en el año 2010.



En este disco encontramos la canción On melacholy Hill, que es para volverse loco. Un derroche de fantasía que cuenta la historia del ataque con un estilo visual que sigue evolucionando: la Cyborg Noodle es 3D, con lo que rompemos el estilo plano de los Gorillaz hacia un look más... ¿actual??





Y entonces llegamos a Stylo... un currazo de integración realmente genial.




Otro de los vídeos que dio mucho que hablar fue Do ya thing, estrenado en 2012 como una promoción que la banda hizo para la marca de zapatillas Converse. A partir del vídeo los foros se dispararon especulando acerca de sí Gorillaz había salido de la Plastic Beach para volver a Londres.



Hoy en día que se habla tanto de proyectos transmedia y multiplataforma, que parece que sin los cuales no hay vida... pues Gorillaz es un ejemplo de proyecto transmedia en estado puro. Una banda virtual que ofrece entrevistas, da conciertos, se separan por sus problemas personales y se vuelven a reunir para grabar nuevos discos. Hewlet y Albarn se han creado una vida paralela que tienen que alimentar a base de historias, juegos, animación, musica y, por supuesto, conciertos.


La banda virtual se las ha ingeniado de varias formas para aparecer en directo, ya sea a través de pantallas u hologramas y con los músicos reales tocando en un discreto segundo plano tras el escenario y cediendo todo el protagonismo, la emoción y la calidez del directo a una ficción, que ha sabido conectar con el público de una forma increíble. Es dificil de creer que los personajes de Gorillaz no sean reales.

 Aquí tenemos esta versión del Feel Good tocada en los Grammy´s 2006 en la que comparte escenario con Madonna.







Después de mucha especulación sobre si Gorillaz sacaría un nuevo disco, Damon Albarn despejó las dudas. ¡Lo habrá y será lanzado en 2016!

0 comentarios:

Publicar un comentario