Mortadelo y Filemón, se juntó el hambre con las ganas de comer

La semana pasada tuve la oportunidad de ver en el cine la peli Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo, y la verdad es que la sensación con la que salí del cine fue bastante buena. Excepto un bajoncillo de ritmo que sentí por la mitad de la peli, el resto de la película me tuvo enganchadito y divertido.



Mortadelo y Filemón me parece un proyecto sinceramente complicado. De los que tienen muy poco que ganar, y mucho que perder. El tipo de humor y de historias están muy delimitadas por el propio estilo de Ibáñez, lo que supone un tope creativo en algunos aspectos. Todo el mundo conoce a Mortadelo y Filemón y todo el mundo espera una determinada historia. Todo lo que sea salirse de ahí son palos que te van a caer. Los personajes los conocemos casi como si los hubiésemos parido, lo que no deja lugar a que los personajes puedan tener ningún tipo de fisura. Todo el mundo sabe cómo se comporta Mortadelo y Filemón, ¡así que no la cagues Fesser!  En ese sentido la verdad es que la película me parece que lo clava. La película podrá gustar más o menos, pero la verdad es que me parece que es bastante honesta con la esencia del Mortadelo y Filemón de Ibáñez. Los aires de grandeza de unos agentes de un servicio secreto que es un querer y no poder en un país donde no pueden existir los héroes, porque eso es cosa de americanos y solo hay lugar para la cutrez más absoluta (en el mejor sentido de la palabra :)



Seguramente lo que me pareció más flojo de todo fue el personaje de Rompetechos, que aunque visualmente me ha parecido muy bien conseguido, la verdad es que me aburrió bastante. 



En lo que respecta a la realización, me gustaría poder hacer un segundo visionado para poder analizar la película con un poco más de calma, pero en general me pareció potente. Me puedo imaginar el cambio que para Javier Fesser ha tenido que suponer el paso del Mortadelo de acción real, con las limitaciones que la realidad conlleva, al campo de la animación, donde a nivel de realización las posibilidades son básicamente infinitas. Y en el universo de Mortadelo y Filemón este aspecto resulta decisivo. Precisamente por lo que comentaba más arriba, porque todos sabemos cómo funciona este universo, y cómo por ejemplo se demolería un edificio en Mortadelo y Filemón. Y es en este sentido donde yo sentía que las películas de acción real se encontraban a medio camino, y donde siento que ahora sí que ha llegado. 



El imaginario de Fesser mantiene cierto parecido con el de Mortadelo y Filemón, tanto desde un punto de vista narrativo como estético. Y en este sentido me parece que se ha juntado el hambre con las ganas de comer. Cuando ves El milagro de P.Tinto, Aquel ritmillo o El sedcleto de Tlompleta es imposible no ver algo de Mortadelo y Filemón




Sobre todo me ha gustado mucho de Mortadelo y Filemón ver una película con identidad cultural. Un aspecto tan denostado por la industria cultural absolutamente globalizada (americanizada mejor dicho) que tenemos. No voy a ser yo quien critique el cine americano, porque seguramente de mis 100 películas favoritas como mínimo la mitad son americanas. Sin embargo, me encanta cuando veo cine de otros sitios y reconozco su identidad. Es lo que me pasa por ejemplo con Wallace and Gromit al que dediqué un extenso post hace tiempo. Lo que más me gusta de estas historias es que son puñeteramente británicas, y eso las hace encantadoras. Pues con Mortadelo y Filemón me ocurre algo parecido, he encontrado sentido de identidad y eso me gusta. El aquello, los botijos, los motocarros, la cutrez... todo tiene ese regusto de cultura española que tan bien han reflejado directores como José Luis Cuerda o Berlanga. 


En conclusión, a pesar de las expectativas altas que tenía, la película no me ha defraudado en absoluto. Si bien es verdad, que tampoco me ha robado el corazón :) Lo que esperaba ver, lo he visto, y eso ya es mucho. Como dije al principio, me parece un proyecto con mucho más que perder que de ganar. Un buen trabajo en todos los sentidos con un presupuesto muy ajustado, alrededor de 10 millones de euros. Sobre todo comparándolo con el de la anterior producción de Ilion, Planet 51, que rondaba los 90 millones. 

0 comentarios:

Publicar un comentario