La construcción de personajes en Big Hero 6

Hace tiempo que tengo en la cabeza escribir sobre la construcción de personajes. Concretamente desde que vi Big Hero 6, una película que creo que tiene cosas estupendas, como la dirección y el ritmo, que está muy bien y hace que la película se pase volando; pero que sin embargo tiene un aspecto que no me gustó mucho y que me dejó un sabor agridulce. Y es precisamente de lo que me gustaría hablar hoy, la construcción de personajes. Con esto no me refiero al diseño, que precisamente es algo que me parece que en Big Hero 6 está genial. Un estilo muy clásico pero muy bonito. Con la construcción de personajes me refiero a la personalidad de los componentes de la historia y su papel dentro de la película. Si no has visto Big Hero 6, te recomiendo que no sigas leyendo el post porque hablaré de situaciones concretas de la trama.


Antes de nada me gustaría aclarar que no he leído el cómic y que me ceñiré únicamente a lo que pude apreciar en la película. Y el aspecto que me resultó más llamativo fue el de Hiro, por ser el protagonista de la historia y, por tanto, la figura clave para articular las emociones de la película. Me parece que en un ansia de presentarlo como un héroe nato y un genio absoluto han acabado convirtiéndolo en un personaje vacío y con el que es muy difícil identificarse. Para que un personaje resulte verosímil considero importante que resulte coherente con el papel que representa dentro de la historia. Si una persona es un anciano, que se comporte como un anciano y si es un niño, que actúe como tal. Después cada personaje puede tener sus propias particularidades, más o menos maduro, más o menos seguro, más o menos sensato, pero siempre actuando como el personaje que representa para que resulte natural. En este caso Hiro es un adolescente de 14 años que actúa de forma absolutamente madura, cool, un genio de la ciencia que gana una beca con un invento que revoluciona la comunidad científica, el líder de una pandilla de genios universitarios que a su lado no lo parecen; y el héroe que descubre al asesino de su hermano, Tadashi. En definitiva es un personaje que no muestra defecto alguno. No sé si vosotros habéis sentido lo mismo cuando visteis la película, pero a mí el personaje me resultó bastante aburrido.



¿Hay un gran cambio entre el Hiro que inicia la película y el personaje que resulta del final de la misma? En mi opinión, muy poco. El personaje comienza la película perfecto, quizás un poco desencaminado con esto de las peleas de robots callejeras, pero es el mismo personaje perfecto y ganador que cuando acaba. El arco del personaje apenas evoluciona. No encontramos un Hiro inseguro al principio pero que se descubre como un personaje con coraje al final, como Frodo en El señor de los anillos. Tampoco encontramos en él un adolescente inmaduro e inseguro para afrontar su destino al inicio de la película, pero que crece con la trama de la película hasta aceptar su rol de líder, como ocurre con Simba en El rey León. Ni siquiera un genio en potencia ansioso por convertirse en el mejor lo antes posible, como Andrew Neiman en Wiplash. Hiro es todo eso ya al inicio de la película, y lo mantiene hasta el final, lo que lo convierte en un personaje un tanto plano.


Tadashi es el hermano de Hiro, con el que tiene una relación muy estrecha, y resulta una figura importante dentro de la narración, ya que juega el papel de mentor de Hiro y su muerte resulta ser el detonante que mueve la historia. A la relación entre estos dos personajes siento que le falta algo de profundidad. Son íntimos y viven en la misma habitación, pero hasta que Tadashi le muestra a Hiro su laboratorio, la vida de éste parece completamente ajena a su hermano, cuando éste es un completo apasionado de la ciencia. Creo que la película no termina de construir demasiado bien este vínculo, especialmente teniendo en cuenta la importancia del personaje de Tadashi dentro de la trama. Y es precisamente Tadashi quien abre las puertas del laboratorio a Hiro y le presenta a sus compañeros en la universidad, con los que forjará una fuerte amistad tras la muerte de su hermano. En mi opinión estos personajes están completamente desaprovechados y juegan un papel irrelevante dentro de la historia. Se podrían eliminar y no pasaría nada. Aportan algunas notas de humor en algún punto, pero no mucho más.



Desde mi punto de vista, el principal defecto que tienen los personajes es que no aportan nada a Hiro para conseguir su objetivo ni hacen evolucionar la trama en ningún punto. Y parte de este problema en mi opinión conecta con todo lo que comentaba arriba sobre el exceso de sobriedad del personaje de Hiro. ¿Qué pueden aportar los aliados a un personaje perfecto? Hiro es más valiente que todos ellos, es más inteligente y se convierte en el líder de una de un grupo universitarios, que en teoría deberían ser más maduros que él. Por no hablar de que como científico se sobra y se basta. Diferente hubiera sido si se hubiese planteado a un genio con gran potencial, pero que por su juventud aún no cuenta con los suficientes conocimientos para desarrollar todo lo que lleva dentro. Ahí los amigos científicos, más maduros y experimentados, podrían haber cumplido ese papel y haber completado el personaje de alguna forma.

Os comparto a continuación la escena en la que Hiro gana el concurso de talentos con sus microbots. A este niño está claro que en la universidad no se le ha perdido nada. ;)



En contraposición a todo lo que he comentado hasta ahora, me gustaría hablar del personaje de Baymax, que me parece una absoluta maravilla, precisamente porque es divertidísimo, interesante y resulta fundamental para el transcurso de la historia. Es un personaje que aporta al héroe cualidades con las que no cuenta; y sobre todo, que hace evolucionar la narración. Es Baymax el que lleva hasta Hiro hasta el hangar donde están los microbots robados ,por ejemplo. Y además lo hace de una forma absolutamente natural y coherente con el personaje. También es él el único capaz de escanear a toda la población para descubrir el paradero del villano. En definitva, está construido para que resulte imprescindible para que Hiro alcance su objetivo.



Esta escena define bastante bien el carácter de este Baymax. El timing tan lento que tiene, apoyado por una realización que potencia este aspecto con unos planos larguísimos, me parece tan arriesgado como bonito. Funciona genial.



Big Hero 6 en definitiva me parece una película que funciona bien, pero que para mi gusto le falla un aspecto fundamental como la construcción de personajes y, especialmente, del protagonista. Este aspecto no siento que sea un problema exclusivo de esta película, hay muchas otras en las que salgo del cine con una sensación parecida, como por ejemplo en Cómo entrenar a tu dragón, que además es una película que me encanta, pero en la que me parece que hay muchos personajes que aportan muy poco a la historia. La relación entre Hipo y Astrid resulta completamente vacía e irrelevante al lado del vínculo tan profundo que une al protagonista con Toothless (Desdentao en español). Astrid no aporta nada interesante a la película, como también ocurre con el resto de los niños. Al igual que en Big Hero 6 creo que este tipo de personajes dan un par de toques de humor, crean un poco de amplitud (o incluso apelotonan) en el universo  de la peli, pero no aportan nada a los personajes principales ni a la historia.


A mí personalmente me encanta el trabajo de personajes en Ratatoille, de Brad Bird. Es una película en la que el protagonismo es mucho más coral y con un gran elenco de personajes atractivos. Remy es el protagonista y lleva el mayor peso de la película por supuesto, pero hay otros personajes con un gran protagonismo dentro de la historia y con fuertes motivaciones, como Linguini, Coulette, el crítico gastronómico Ego o la familia de Remy, que quiere proteger a Remy a toda costa.

En Ratatoille nos encontramos por un lado con Remy, un personaje con un talento natural para la cocina, pero con el gran problema de ser una rata, lo que dificulta su sueño de convertirse en cocinero. Por otro lado está a Linguini, un aprendiz de cocinero con buen corazón pero con poco desparpajo para la cocina. Y es aquí donde los personajes se encuentran. Linguini tiene un par de manos que no sabe usar; y Remy tiene talento pero no tiene las condiciones físicas para poder cocinar. Ambos personajes se necesitan de forma inevitable para conseguir sus objetivos. Y este aspecto lo que los hace inseparables dentro de la trama.



Pero a su vez Linguini es inexperto y necesita a Coulette, que es una cocinera más experimentada, para desenvolverse dentro de la cocina. Y Coulette, a su vez es una cocinera ambiciosa que se siente desplazada por el éxito de Linguini (que en realidad no es de Linguini, sino de Remy, pero ella no lo sabe) nos presenta otro conflicto. El éxito del restaurante llega a los oídos del gran crítico gastronómico Ego, que ha perdido la ilusión y está más preocupado de destruir cocineros con su afilada pluma más que en disfrutar de su gran pasión, la comida. Todas las historias se entrecruza con naturalidad con la historia del protagonista generando un universo muy coral. Y eso es precioso porque sientes no sólo el drama del protagonista, si no de todos los que le rodean. Todos los personajes tienen sus propios objetivos y motivaciones, que es lo que no ocurre desde mi punto de vista en  Big Hero 6, donde los personajes secundarios resultan bastante planos.  En Ratatoille todos los personajes evolucionan. Ninguno de ellos son los mismos al final de la película que al principio, lo que enriquece el mensaje de la historia.



Yo he profundizado en Ratatoille pero si analizamos otras películas de Brad Bird como El gigante de hierro o Los increíbles veremos que los personajes están igualmente cuidados. La trama cuenta con los personajes justos y necesarios para contar su historia. Es difícil encontrar personajes superfluos y que no influyan de forma decisiva en el desarrollo de las acciones de la película.

Para acabar, vuelvo a la película con la que empezamos el post, Big Hero 6 y con ese gran personaje que es Baymax. Os comparto una escena que me encató para acabar con un buen sabor de boca. Puro timing al servicio de la comedia.

0 comentarios:

Publicar un comentario