No hay un par de ladrones más tontos que los que aparecen en esta historia dirigida por MegaComputeur.