Un bonita historia sobre la vuelta a casa realizada por Cécile Carre, estudiante de Gobelins.




Ésta es una de esas historias que merecen la pena verse una segunda vez para descubrir todas esas pistas que el autor ha ido dejando al espectador y que en un primer visionado suele pasar inadvertidas, pero que una vez que se conoce el final de la historia, cobran sentido: la reacción de la astronauta al ver la cara de la niña, la familiaridad con la que se dirige al oso de peluche (Little Bear, what are you doing here?), su comentario al ver el póster en la cueva (I forgot about that). Todos estos detalles son muy importantes en este tipo de historias de equívoco, en las que hay un final inesperado, para que el espectador lo sienta honesto y te compre el engaño.

Os comparto un making of del proyecto.

Ya compartí hace tiempo algún trabajo de Vladimir Tomin, pero éste es uno de esos artistas que uno no se cansa de verlos. Talento para aburrir. 





El estilo de Tomin siempre me ha recordado mucho al del fotógrafo Chema Madoz, en ese intento de darle a los objetos significados diferentes de los que originariamente se les presupone. Y qué bien lo hacen ambos.






Qué forma tan bonita de presentar su trabajo la de Eder Carfagnini. Os dejo aquí algunos ejemplos.
















Un corto sencillo y bonito el que nos presentan los estudiantes de Gobelins: Julian Becquer, Eléna Dupressoir, Jules Durand, Víviane Guimaraes e Ines Scheiber.





Qué gran trabajado este corto realizado por Seoro Oh. Un claro ejemplo de corto de idea (en contraposición al de historia), en el que la intención del autor va más encaminada a explorar una sensación y dejarse transportar por ella, en lugar de contar una historia como tal. El riesgo de este tipo de cortos es que, al no existir una narración tradicional en la que el protagonista mueve la historia, es fácil que se pierda un poco el ritmo. Y en este corto a mí me ha terminado pasando eso, y la parte intermedia se me ha llegado a hacer un poco repetitiva. 


Me ha parecido maravilloso el despliegue de metáforas visuales que ha usado para transmitir la sensación del resfriado. Algunas de ellas son maravillosas y ejemplifica maravillosamente lo que es el cine: convertir algo tan abstracto como las sensaciones y las emociones en algo claramente visible y palpable. Y eso, este corto lo consigue con creces. Sin duda, el punto más valioso de este gran trabajo.



Pues no tiene mala pinta la adaptación del clásico anime Lupin, que se ha desarrollado para la nueva película Lupin III: The First. La película estará dirigida por Takashi Yamazaki.











Genial este trabajo realizado por Guldies. Muy interesante todo ese juego de corporeidad, no siempre realista, que genera con el sonido pero que provocan nos contrastes y sensaciones tan curiosos.





Visto en Flooby Nooby
Una verdadera maravilla este trabajo realizado en las calles de Taiwan por Hiroshi Kondo.







Visto en Catsuka
Qué bonito el estilo de Waldo´s Dream, un secuencia que se integra dentro de la película chilena Homeless. En esta secuencia, realizada por el estudio colombiano Venturia Animation Studios, se simula por un lado el estilo cartoon del Disney de los años 20 y comienzo de los 30; y por otro el rollito del technicolor más propio de la década de los 40.





Visto en Cartoon Brew


Si pincháis aquí podéis ver algo del desarrollo de personajes y estilo visual del trabajo. 

Muy chulo este trabajito narrado a forma de cuento infantil y que habla de la dificultad de encontrar nuestro lugar en el mundo. 





Visto en Cartoon Brew
Un corto tan sencillo como bonito realizado por Hanna Kim en CalArts 2018.