Análisis NarrativaMente- No es el QUÉ, es el CÓMO



En este episodio de narrativaMente analizo dos escenas en las que se da una situación similar, pero el tratamiento que se hace en una y otra es completamente diferente. ¡Vamos a verlo!



Como habéis podido ver, en la secuencia de Los próximos tres días el tratamiento que se hace es mucho más distante y crudo que en la película Prisioneros. ¿Cuáles son las claves de una y otra secuencia?

-GUIÓN: como hemos visto en el análisis, desde el propio guion literario el guionista ya marca el ritmo que debe tener la secuencia. Mientras que en Los próximos tres días las indicaciones de Paul Haggis están muy orientadas a generar un ritmo lento y un tratamiento crudo de este momento que refuerce la agonía del personaje hasta su muerte final, en el guión Prisioneros vemos como el guionista pauta un ritmo bastante más frenético con los constantes cambios de escena, entrando y saliendo del coche y las acciones trepidantes que se describen.

-PUNTO DE VISTA: una vez que tenemos el guión de la secuencia entre manos, el director ha de preguntarse desde qué punto de vista quiere contar la situación para que resulte lo más efectiva posible. En este sentido, el tratamiento de estas dos escenas es completamente diferente. En Los próximos tres días, el personaje que interpreta Russell Crowe  es el de un profesor, un hombre corriente, que ante una situación desesperada reaccionará de una forma desesperada e irracional, y que no se detendrá ante nada ni nadie. La escena necesita transmitir esto y, por tanto, hay frialdad y hay crudeza. Para esto Paul Haggis ha tratado todo este momento desde un punto de vista externo, en el que a penas alcanzamos a ver cómo se siente el protagonista ante una situación tan dramática como la que se está produciendo. Y tampoco vemos a la persona que muere en el asiento de atrás del coche, por lo que la sensación de soledad es enorme.

Un tratamiento completamente opuesto vemos en la secuencia de Prisioneros, en la que el punto de vista que se ha trabajado para el personaje de Loki es muy interno y muy orientado a mostrar la enorme lucha del personaje por salvar a la niña. 

-POSICIÓN DE LA CÁMARA: en la escena de Los próximos tres días la posición de la cámara es un plano sobre el hombro de Russell Crowe, un ángulo con el que el personaje da la espalda al público e impide que este pueda ver cómo se siente en ese momento.

En Prisioneros el uso de la cámara es mucho más dinámico y coral, alternando primeros planos del personaje de Loki, malherido, con los de la niña, que nos muestran como su situación es cada vez más desesperada. También vemos como la cámara entra y sale constantemente del coche en el que viajan, aumentando la tensión de la secuencia, mostrándonos una situación de contrarreloj en la que tienen que ir esquivando coches, saltándose el semáforo, etc. 

-MONTAJE: en la primera escena destaca ese plano larguísimo en el que sólo vemos la cabeza de Russell Crowe conduciendo, mientras el hombre en el asiento de atrás agoniza hasta la muerte. El hecho de usar un plano tan largo y no cortar genera una sensación de realismo temporal muy grande, que refuerza la sensación de crudeza de este momento. Esto no ocurre en Prisioneros, donde el montaje es muy dinámico, alternando planos dentro y fuera del coche y con acciones trepidantes y de enorme tensión.

Como vemos, dos situaciones que a priori podrían resultar parecidas, vemos como la necesidad dramática de una y otra hace que el tratamiento sea muy diferente. No existen reglas fijas sobre cómo trabajar una escena y cada situación dramática requiere de unos recursos narrativos u otros para conseguir el efecto que esta necesita. 



Comentarios